Logos Ministerio de Sanidad y Politica Social, AESAN http://www.msssi.gob.es/ http://www.aesan.msssi.gob.es

Alimentación y actividad física a lo largo de la vida

 

Ciclista

En general, comemos mucho en términos de calorías, energía, demasiada grasa, azúcar y sal y sin embargo nos movemos poco. Eso conlleva un incremento constante y rápido del sobrepeso y la obesidad y es especialmente grave en niños y adolescentes.


Desde el punto de vista científico ya es evidente que la alimentación saludable, adecuada, placentera, equilibrada, variada y suficiente, acompañada de la práctica habitual de ejercicio físico son claves en la prevención y control de muchas enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, algún tipo de cáncer, artrosis, osteoporosis y algunas otras relacionadas con la salud mental.


Sin embargo no siempre se asocian ni potencian los beneficios de una alimentación ajustada y correcta con el ejercicio de la actividad física. Es habitual que por ejemplo, cuando se pretende bajar el peso, se adopten solo cambios o medidas de hábitos ligados a la alimentación y su cantidad y menos a incrementar la actividad física.


Llevar una vida físicamente activa produce numerosos beneficios, tanto físicos como psicológicos para la salud. Hay relación entre la actividad física y la esperanza de vida y está claro es que hacer ejercicio de forma regular y "estar" en forma física, es decir ser un persona físicamente activa, proporciona un evidente bienestar y sensación de salud, que se traduce en una mejor calidad de vida. Por el contrario, lo que está demostrado es que el sedentarismo supone un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas.

También a veces se ha extendido la creencia de que sólo es posible mantener un nivel de actividad física y de nutrición saludable en determinadas circunstancias; nada más falso, los hábitos saludables deben mantenerse en todos los momentos de la vida, en la infancia, en los mayores, y en cualquier otra situación, adaptándolos a ella.


¡Hay que alimentarse de adecuada y moverse con frecuencia! Cada uno de nosotros debe revisar sus hábitos y adoptar, de forma responsable y con el fin de cuidar su salud, algún cambio en sus prioridades que le permita conseguir llevar un estilo de vida con una alimentación sana y con más actividad física diaria. ¡¡COME SANO Y MUEVETE!!

Pelotas

Actividad física en el niño y adolescente

La actividad física en la infancia y la adolescencia es fundamental para el desarrollo, y además, para la prevención de la obesidad.

Niños

Alimentación en la infancia y la adolescencia

Son períodos de crecimiento y desarrollo en los que aumentan los requerimientos de energía y nutrientes.

Leche

Alimentación en la menopausia

Es una situación fisiológica que conlleva una serie de cambios metabólicos y debe llevarse a cabo una alimentación saludable.

Deportista

Alimentación en el deportista

El ejercicio físico es una actividad muy importante en todas las edades de la vida y es necesario realizarlo para mantener un buen estado de salud.

Embarazo

Alimentación y actividad física durante el embarazo

Es una situación fisiológica de transformación del organismo en la que se van a adaptar los hábitos alimenticios a la nueva situación.

Edad avanzada

Alimentación y actividad física en personas de edad avanzada

La vejez produce numerosos cambios físicos que hacen necesario un ajuste de las pautas alimentarias para mantener una buena salud